‘Líneas de fuga’. Jordi Bernardó

CapturFiles_1

En los libros sobre el trabajo fotográfico de Jordi Bernadó se pueden encontrar algunos conjuntos de imágenes ubicados en diferentes contextos y que funcionan con diferente sentido narrativo. Esto es producto del propio carácter de su trabajo. Las fotografías apuntan en varias direcciones, sea por elementos visuales, incorporación de texto o por la atención a detalles significativos. No todo es lo que parece, sino mucho más. Esta multiplicidad de direcciones está en la base de su sentido de atención, mucho mas allá de la fotografía como captura de realidad o invención de otra realidad. Más allá del folclore, la ironía o la belleza, pero sin renunciar a ninguna de ellas. Este sistema de presentación es en realidad un sistema de edición, que está en el fondo de la muestra. Se busca el conflicto y la superposición de sentidos, obligando a la mirada a detenerse y realizar una reflexión más allá de la pura visualidad.

En esta exposición se han agrupado series fotográficas que abarcan desde 2001 hasta 2015 y que se relacionan entre si con líneas de conexión formales y de sentido. Se muestran imágenes tomadas en lugares históricos, centros de arte, así como imágenes de calle o de archivo. El hilo conductor son las líneas de fuga conceptuales que nos hablan de lo paradójico de la realidad. Hay varias imágenes tomadas en el Palacio de la Inquisición en México, donde se ven las líneas trazadas por Diego Rivera para un mural que nunca se realizó, y han quedado como testimonio de lo que quedó en proyecto. Otra serie son fotografías tomadas a partir de un conjunto de postales de rascacielos norteamericanos de principios del siglo XX, algunas de ellas escritas y enviadas en su momento. Además de realizar un comentario sobre la fotografía de arquitectura, Bernadó nos muestra el reverso de una de ellas en la que se puede leer: “no sirves de fotógrafo”. Este encuentro de un fotógrafo y una postal es aún más increíble ya que la postal va dirigida a alguien con domicilio en Babylon, N.Y.

La difícil clasificación del trabajo de Jordi Bernadó como fotógrafo viene determinada por varios factores: por una parte no realiza un gran despliegue técnico, utiliza siempre una sola cámara, pero sus fotografías son impecables en cuanto a factura. Su trabajo exige un tiempo de atención para captar tanto el conjunto como los detalles significativos. No se trata de un sistema de citas, sino un mecanismo a base de imágenes que produce significados.

21 de enero al 2 de abril de 2016

Fernando VI, 17- 2o Izq 28004 Madrid (ES) | T. +34 91 310 43 60
Lunes a viernes de 11 a 19 h. Sábados de 11 a 14 h.

www.lacajanegra.com

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: